Skip navigation

Tag Archives: spam

Hoy en día las capacidades de almacenamiento que ofrecen los servidores de correo electrónico sobrepasan en la mayoría de los casos los 25mb, una cantidad bastante respetable para aquellos que eventualmente recibimos un correo, o que llegamos a ocuparlo como un medio de comunicación con los proveedores de productos y servicios que se ofertan en Internet.

Aun recuerdo que cuando obligado por la necesidad de comunicarme con mis amigos y ante la popularidad del servicio que ofrece Hotmail, me decidí a crear una cuenta con esta empresa, en aquel tiempo el espacio de almacenamiento era insuficiente y constantemente había que atender a los mensajes que llegaban, así como decidir cuales almacenar y cuales desechar, previniendo que se llenara la bandeja y no pudiera recibir mas correos, esta situación cambio un poco cuando mediante información proporcionada por algunos amigos y páginas de Internet, pude incrementar el espacio de almacenamiento a 25 MB, cantidad que me parecía mas que decente comparada con la que ofrecían otros servidores de correo gratuitos en ese entonces, el truco consistía en cambiar el código postal que habíamos registrado inicialmente al crear nuestra cuenta, por un código postal de España.

Cuando el correo electrónico comenzó a hacerse popular entre mi grupo de amigos, comencé a recibir mensajes que afirmaban que cambiarían mi vida, reflexiones, imágenes cómicas, entre otros, bajo la amenaza de que debía reenviar el mensaje a la mayor cantidad de contactos posible. En un principio parecía divertido reenviar los mensajes, y compartir los momentos de alegría con nuestros contactos, sin embargo comencé a comprender que era un circulo vicioso, la cantidad de mensajes que enviaba era proporcional a la cantidad de mensajes que recibía y en algunos casos me era reenviado el mismo mensaje, comprendí entonces que no era popular sino “spamular”.

Cansado de esta situación deje de reenviar los mensajes que llegaban hasta mi bandeja y en ocasiones a omitir la lectura de aquellos de gran tamaño o con mensajes de asunto estandarizados, evidentemente al no participar en el juego deje de recibir estos mensajes y mi “spamularidad” descendió.

Cuando pensé que finalmente mi “spamularidad” nunca volvería a ser la de antes, las redes sociales se encargaron  de recordarme lo “spamular” que puedo llegar a ser, ahora se que hay alguien  a quién le  gustaría que vea y firme la última foto que subió a su metroFLOG o que quisiera añadirme como un amigo, para que podamos compartir fotos y empezar a construir nuestra red en hi5 o  en la espera de que revise su perfil en  facebook .

spam

Spam en la vida real.

Anuncios